Eurobochorno, de mal en peor

Este sábado se eligió la canción que “nos” representará este año en el Festival de Eurovisión, no olvidemos que realmente representa a Televisión Española, es un Festival de canciones de las televisiones europeas, o así es como fue concebido el siglo pasado. Somos muchos los que, año tras año, estamos más pendientes de la gala de elección que de la canción en sí, porque ya sabemos que no tenemos nada que hacer. Unas veces son las discográficas quienes deciden, otras veces un señor y, en ciertas ocasiones, el público.

En cualquier caso nuestro porcentaje de éxito en el Festival es tan pobre que seguramente no valga ninguna de estas vías y puede que toque retirada.

Lo de anoche volvió a ser un esperpento, una risa y una tomadura de pelo a quienes se dejaron los euros llamando a los teléfonos de participación, como lo fue el proceso de selección vía web donde muchas de las canciones seleccionadas no cumplían con los requisitos que la propia Televisión Española exigía. Pero todo esto da igual

El año pasado Televisión Española cayó en el más absoluto de los ridículos enviando un tema cantado en inglés, es como si el Instituto Cervantes se dedica a promover el ruso. ¿Tan feo es poder presumir de música cantada en el segundo idioma del mundo?

Nadie impugna, nadie protesta, bueno sí, pero mal. Me cuentan que uno de los miembros del jurado sufrió una agresión en el backstage de la gala al terminar la misma y eso ya sí que no.

Tras un proceso de puntuación y desempate digno de una trama de “La que se avecina” ya había representante ante el abucheo general. Por cierto, ¿el chaval que finalmente va este año dedicó un corte de mangas al público o sólo fue una ilusión óptica?. Empiezas bien, querido.

Alguna vez hemos recordado en “Café Olé” con Mike Medianoche lo que pudo ir a Eurovisión y no fue…La historia vuelve a repetirse.

http://www.radiole.com/2014/mike-medianoche-lo-que-pudo-ir-eurovision-y-fue-16979.html

Te espero cada mañana en “Café Olé”, síguenos en directo en http://www.radiole.com o bájate la APP para tu smatphone

 

 

Sylvia, una Pantoja de su tiempo

Conocí a Sylvia cuando era Silvia. Venia apadrinada por los nombres más destacados de la música española de los últimos 80 y por el sello EMI. Supongo que tener a un miembro del clan Pantoja en el catálogo de la compañía tenía mucho tirón, en ese momento la primísima estaba en su mejor momento y Silvia era su versión más moderna. Morenaza, con muchas tablas, Silvia era tímida pero muy “echá pa’lante” en la distancia corta. Sus primeros pasos en Madrid los daba con su hermano como fiel compañero desde un apartamento en el madrileño Centro Colón como cuartel general. “18 primaveras” fue un primer gran disco, quizá no era la Silvia que quería ser, pero supo caer bien, desenvolverse con soltura y poder presumir con el tiempo de aquellas primeras canciones. 

El apellido pesaba mucho y EMI quería explotarlo, por eso Pascual González, el cantor de Híspalis, se responsabilizó de su segundo disco, mucho más tradicional, con nuevos aires de copla y algunas sevillanas para aprovechar el boom del género. El experimento no salió muy bien y llegó la hora de volar. 

Silvia necesitaba aire y encontrar su hueco, y eso es lo que ha hecho desde ese momento, volar libre, asumiendo los riesgos

Buscar la confianza de la industria no fue fácil y dio muchas vueltas hasta encontrar ese camino que ahora recorre con paso firme. Silvia se convirtió en Sylvia, preocupándose y ocupándose  de ser la profesional que es, la mujer que pisa el escenario con aplastante seguridad, sabiendo que siempre va a dar lo mejor de sí misma, convencida del trabajo que realiza. 

Sylvia nunca ha dejado de formarse y moldearse a su gusto, ha grabado a las órdenes de Paco Ortega, ha coqueteado con el cine y los musicales, fue nuestra última representante en el Festival de la OTI, ha juzgado talentos en televisión, se ha perdido en una isla como superviviente y gracias a “Tu cara me suena” pudo demostrar que Liza Minelli y Estrellita Castro no tenian secretos para ella.
http://www.radiole.com/2016/sylvia-pantoja-le-canta-marc-anthony-nuevo-album-22784.html

Ahora vive en México, abriendo camino y defendiendo un excelente homenaje a Marc Anthony. 

 Sylvia no quiere líos de corazón ni polémicas familiares, ella es su mejor tarjeta de presentación y no necesita más, siempre ha entendido que huir de todo eso era lo más inteligente, Sylvia es de otra pasta. Hay mucho recorrido hecho y es muy consciente de que su carrera es de fondo, y eso sólo tiene una meta: el éxito. 

Versionando locamenti, de María Toledo a la Carrá

La web http://www.radiole.com acaba de estrenar en exclusiva el nuevo vídeo de María Toledo. La cantaora nos sorprendía hace muy poco con un disco de versiones que titulaba “Magnética” y en el que se daba el capricho de grabar los temas que le molan desde que era una pipiola. De los Chorbos a Las Grecas, si, las de “Te estoy amando locamente”. Ese dúo de Valladolid que recordamos como si su último hit se hubiera grabado ayer. Prometo hacer un día de estos una entrada dedicada a su triste historia

http://www.radiole.com/2017/nuevo-clip-maria-toledo-una-exclusiva-radiole-23962.html

A Tina y Carmela las recordaremos por muchas cosas pero sobre todo por esta canción de Felipe Campuzano que llegó a inspirar a Paco de Lucia para su magistral “Entre dos aguas”, una melodía que tuvo que meter “de relleno” en su mítico “Fuente y caudal”.

¿Te has parado a pensar cuántas versiones se han grabado de “Te estoy amando locamente”?

Nunca entendí el inexplicable éxito de las Papá Levante, ese grupo sin gracia que dejó al país con la boca abierta y la cara colorada. La formación que lideraba Gala Évora hizo su versión del clásico Las Grecas con asombrosa desgana, un momento para olvidar. 

Mi querida Sara Salazar no pudo evitar grabar la canción de marras y, la verdad, salió muy bien parada. ¿Se nota que la amo?

Medina Azahara, como María Toledo, recuperó hace unos años a Carmela, del dúo original, para hacer una de las versiones más contundentes de “Te estoy amando locamente”. Ellos sí que saben cómo mantener la llama encendida

Y ¿qué pasa cuando un himno gipsy de esta categoría llega a convertirse en una melodía universal? Que ni la mismísima Raffaella Carrá se resiste a incorporarla a su repertorio más rumbero

Nanay, El Chaval de la Peca, Manolo Escobar…hubo muchas más. Puedes elegir la que más te guste, o incluso grabar tu propia versión. La habrás cantando millones de veces, ¡seguro!

Sígueme cada mañana en

http://www.radiole.com

 

Agustín Pantoja, el icono perdido

Entre tanto Pantoja pocas veces se habla de la carrera de Agustín, así que es hora de repasar lo que nos dejó el pequeño de uno de los clanes más mediáticos de la escena musical española. Él tiene carrerón, de fondo. ¿Conocemos realmente al intérprete de “Amores normales”?

A Agustín le tocó aparecer cuando la copla no pasaba por su mejor momento, la llamada “canción ligera” era terreno controlado por unos pocos nombres. Nuevos grupos de pop y una renovada hornada de cantautores empezaban a copar la industria, pero aquella generación de artistas que había dado sus primeros pasos a mediados de los ochenta seguía manteniendo buenos niveles de aceptación entre un público que siempre agradecía su presencia en los radiofórmulas

Isabel y Chiquetete  ya estaban más que encumbrados, Sylvia buscaba su hueco y Agustín seguía contando con el hándicap del apellido, pero siempre tuvo muchos puntos a su favor, especialmente una marcada personalidad, elegante, una apariencia extremadamente cuidada y un repertorio estratégicamente bien elegido.

Aunque siempre contó con los consejos de su hermana y un buen equipo de trabajo detrás, la promoción se hacía prácticamente sola. Isabel medía sus pasos sobre la carrera de Agustín. Él mismo contaba que en casa ponían en común sus vivencias y experiencias por el mero hecho de compartir profesión, pero nada más.

Lo más inteligente y gratificante es que todo te cueste lo que tenga que costarte, lo mejor de la vida son los retos. Sé quien soy, un trabajador de la música con mucha constancia, nunca me he bajado los pantalones, salvo cuando yo he querido. Siempre he preferido tener menos, pero puedo presumir de que lo poco que he tenido lo he conseguido por méritos propios”, contaba en una entrevista radiofónica en 1997 durante la promoción de su último disco hasta la fecha, “Mira como es”.

Con menor o mayor acierto, dosificaba su presencia y sus ausencias, llegando a vivir fuera de España durante largas temporadas para formarse, tomar aire y alimentarse de nuevas perspectivas. Sin embargo, el cantante no dejaba de ser un artista poco convencional, no se prodigaba demasiado en actos sociales, salvo en contadas ocasiones.

Se describía como un tipo feliz, un niño que creció en la calle, sin ordenador, jugando con sus amigos mientras escuchaba el grito de su madre reclamándole desde la ventana de casa.

 

Con la década de los 2000 llega el retiro, quizá por demasiada lucha sin los resultados esperados o por cierto desencanto con la industria y todo lo que rodea al mundo discográfico. Los compromisos familiares y la atención que en estos últimos tiempos ha requerido su hermana Isabel han alejado al cantante de los escenarios privándonos de una de las voces más personales de la música popular española. Entre sus planes más inmediatos no figura una vuelta como cantante. Echando la vista atrás, y analizando cómo ha evolucionado nuestra música. Agustín Pantoja puede sentirse orgulloso de su trabajo. Él nunca necesitó del ruido excesivo, ni abarrotar estadios de fútbol para contar con una nutrida legión de fans que siguieron sus pasos con verdadero fervor.

Te espero cada mañana en

http://www.radiole.com

¡Me, me, me pongo mis Jeans!

Que a estas alturas de mi vida un grupo vuelva a despertar en mí la capacidad de volverme fan es algo que no esperaba. ¡Si yo no recordaba lo que era ser fan! En la carpeta del instituto llevaba algunas pegatinas de la serie “V” que venían en la “Tele-indiscreta” y poco más. Quien me conoce ya sabe de algunas de mis debilidades pero ya tengo que sumar una más: JEANS, ahora JNS.

Esta banda con 20 años de historia en la música pop de México ha sido un descubrimiento del que tenía algunas noticias por amigas que habían colaborado en alguno de sus discos… Alguna tarde perdida en Youtube me hizo reencontrarme con ellas y la grabación de su disco de regreso, “Deja Vu”, la marca con la que Sony pretendía relanzar alguna carrera. Y a partir de ahí no pude despegar los ojos de la pantalla, viéndolas con alguna canción que ya conocía y otras tantas que, para mí, eran totalmente nuevas.

Buceando en archivos descubro su currículum, no exento de polémicas y una larga lista de ex- componentes que, casi siempre por el mismo motivo, iban abandonando la formación. 

Jeans nacen en la década de los 90, en plena fiebre de las teen-bands. Temas ligeros, sin grandes pretensiones, estudiadas coreografías y mucho color fueron sus armas para un éxito que les sonrió durante muchas etapas de su carrera. Tras años de cambios, idas y venidas, evolución de las modas y algún que otro mal rollo, la banda se disuelve en 2008 dando carpetazo a una prolífica carrera.

En 2015 se fragua su reencuentro, una de las palabras más de moda en los últimos meses, con cuatro de sus más icónicas integrantes. Angie, Karla, Regina y Melissa. Algunas de ellas coincidieron el algún momento de la trayectoria del grupo, pero nunca había existido esta formación que, a golpe de magia y mucho trabajo, ha logrado compactarse como pocas agrupaciones.Y se hizo el milagro, las canciones que defendían siendo adolescentes ahora puestas al día, han cobrado nueva vida conquistando a quienes las conocieron y a quienes las descubrimos en esta etapa.

img_9093-1-2

Ellas nunca han ido de grandes cantantes porque no lo necesitan, aunque cada día lo hacen mejor. JEANS siempre ha sido espectáculo, un concepto de grupo ya desaparecido de la escena popera española y del que deberíamos tomar nota.

El grupo ha estado inmerso en una extensa gira y ha logrado llenar en tres ocasiones el mítico Auditorio Nacional de la ciudad de México colgando el “sold-out”. De uno de ellos salió “20 Años en vivo”, un doble  CD-DVD que pronto se alzó a los primeros puestos de ventas en su país y que cuenta con la colaboración de algunas antiguas JNS y los grupos OV7 (la antigua Onda Vaselina) y Caló.

Rara es la mañana que en “Café Olé” no aparece alguna de sus canciones. Ellas saben que en España se las quiere y se las espera, y se las escucha! Ojalá Sony en España sepa ver el fenómeno y nos traiga pronto a JNS. El pop español necesita recuperar su color y esa dosis de brilli-brilli que, personalmente, echo tanto de menos. Jeans aparecen en mi vida cuando necesitaba alegría y eso es justo lo que me dan. ¡Gracias, chicas!

Nos escuchamos cada mañana en

http://www.radiole.com/programas/cafe-ole

Isabel Pantoja, otra oportunidad al sol

La vuelta al mercado discográfico de Isabel Pantoja ha estado llena de sombras, algún acierto y mucha incertidumbre. Llevábamos meses, incluso años, especulando con cómo sería el famoso disco que la tonadillera ya tenía grabado a las órdenes de Juan Gabriel. La muerte del compositor disparó todo tipo de rumores e informaciones sin sentido sobre ese material que nunca veía la luz. Pero la vió. “Hasta que se apague el sol” pronto se convirtió en uno de los discos más vendidos en este país nada más editarse.

http://www.radiole.com/2016/isabel-pantoja-asi-fue-la-presentacion-nuevo-disco-23614.html

Desde que Isabel salió de prisión había mucha prisa por poner la maquinaria en marcha, el disco tenía que salir, Isabel tenía que volver a ser lo que era, cantante. Pero el disco estaba hecho y no era más que una continuación de aquel inédito editado en 2010, su publicación en este momento de su vida ha sido circunstancial.

Muchos decían que nos íbamos a encontrar con un nuevo “Marinero de luces”, que Isabel iba a estar a la altura con las nuevas canciones pero Juan Gabriel nunca ha sido José Luis Perales.

El disco de la Pantoja es una mezcla de muchas etapas del autor mexicano. Quien ha escuchado “Luna” por Ana Gabriel o “Hasta que te conocí” por Marc Anthony puede quedar perplejo con el nuevo concepto que cobran estas canciones en “Hasta que se apague el sol”. Extravagantes arreglos sinfónicos que poco tienen que ver con la Isabel que necesitábamos escuchar. El mismo compositor que dulcificó su voz para el mítico “Desde Andalucía” (el segundo disco más vendido en la carrera de Isabel)  dejaba a la cantante un disco que será anecdótico y que tiene más sentido en el mercado de la música tradicional azteca que entre los fans que esperaban algo más. Aun así hay que defender el material y ella lo hará en sus tres primeros conciertos españoles (Madrid, Barcelona y Sevilla) recomendados por Radiolé, la cadena de la que es madrina.

http://www.radiole.com/2016/mira-nuevo-clip-isabel-pantoja-del-olvido-al-no-me-acuerdo-23739.html

Isabel debe reflexionar, actuar con más naturalidad, volver a ser divertida, cercana y agradecida con su medio y romper con muchas cosas. Isabel tiene que llamar a Perales o Perales tiene que llamar a Isabel, y tienen que sentarse, frente a frente, ponerse al día y que de ese encuentro vuelva a salir lo que no sabemos y todavía nos queda por escuchar.

Te espero cada mañana en “Café Olé”, ya sabes… http://www.radiole.com 

 

La vuelta de Olé-Olé: Vicky, Marta, Sonia

La nostalgia es cíclica y cada cierto tiempo somos testigos de reapariciones musicales inesperadas. Una efeméride, largos periodos de inactividad o la insistencia de un fan pueden ser el motor de arranque para uno de estos “reencuentros”

Hace unas semanas el programa “Qué tiempo tan feliz” reunió por primera vez a casi todos los componentes de uno de mis grupos favoritos, Olé-Olé. La expectación por ver juntas a sus dos primeras cantantes, Vicky Larraz y Marta Sánchez, era máxima,  pero no sé si para el gran público o solo para aquellos seguidores que todavía guardamos un bonito recuerdo del grupo. Tal y como está la música en televisión (ausente salvo en los tostones de Radio-3 y esos minutos musicales que parecen más destinados a generar derechos de autor para las cadenas que repercusión al trabajo de los artistas) que un programa así te regale cinco actuaciones en plató y un exhaustivo repaso a tu trayectoria es, sin duda, un regalazo que no había que dejar escapar.
Olé-Olé (creo que es así como debe escribirse aunque he visto todo tipo de variaciones en 33 años) era aquel grupo que CBS se inventó para complementar el “fenómeno Mecano”.

El productor argentino Jorge Álvarez era el padrino de la criatura. Allí se hacía y deshacía lo que este señor decía, que para eso era uno de los gurús de la multinacional y, al parecer, todo lo que tocaba lo convertía en oro, y así lo han hecho saber las diferentes solistas en todo tipo de declaraciones a lo largo del tiempo

Nacho Cano les regaló “No controles”, su primer gran éxito. El resto de aquel primer disco tenía tantos números inolvidables como canciones sin sentido que se salvaban con una vanguardista producción y la poderosa voz de Vicky. “Dame” y “Conspiración” fueron números uno indiscutibles que supieron afianzar al grupo entre las preferencias del respetable. La historia continuó con “Voy a mil”, el segundo disco, que más que un trabajo de confirmación llegó como una segunda entrega más colorista del álbum debut. Vicky se posicionó como alma del grupo en las televisiones, su carisma, su hiperactividad escénica, sus movimientos espasmódicos eran el mejor reclamo de una banda que todavía tenía imagen de grupo.
CBS quería a Vicky como solista, confiaba mucho en sus posibilidades como cantante. Era la niña bonita del momento, grabó alguna canción para el “Un, dos, tres”, sustituyó a Ana Torroja a última hora en “Te quiero, amor” de Miguel Bosé… La Larraz era mucha Larraz y, además, tenía inquietudes como compositora. Steve Taylor, afamado productor y pareja sentimental de la cantante en aquel entonces, fue el responsable del despegue sin gas de Vicky como solista. El primer intento no funcionó como se esperaba y tuvo que llegar “Bravo, Samurai” y la OTI del 87 para que Vicky viviera su gran momento. En el 89 publicó un tercer disco, una super producción que, a pesar de la intensa promoción, no terminó de cuajar. CBS y Vicky rompieron relaciones. La cantante había probado como presentadora y le estaba gustando. La música pasó a un segundo plano en sus preferencias profesionales.
Olé-Olé buscó nueva chica, Marta Sánchez. Decían que cantaba en otro grupo y que les había fascinado su voz. Primero recatada, luego escotada (al parecer por idea de Chicho Ibáñez Serrador) Marta se convirtió en la nueva imagen de la banda con una excelente capacidad vocal y unas armas de seducción que los responsables del grupo explotaron hasta la saciedad. A la Sánchez la involucraron en absurdas guerras mediáticas con Sabrina, Samantha, Danuta…y cualquier señora con single en la radio y una importante talla de sujetador. El grupo evolucionaba en sus discos, hacía mejores canciones, pero la imagen de Marta pesaba demasiado. Fueron 7 años de máxima popularidad, de cientos de miles de discos vendidos, de interminables giras y de omnipresencia en los medios. Después de grabar “1990” (su mejor disco según me dijo Juan Tarodo, el desaparecido batería del grupo) Marta también se cansó de tener voz pero no voto en las decisiones que se tomaban respecto al rumbo que debía tomar Olé-Olé, y se marchó. Y triunfó. Marta es, a día de hoy, una de las grandes cantantes españolas con una versatilidad más que demostrada.

Siempre pensé que a Marta Sánchez su carrera le importaba lo mismo que su peinado, nunca tuvo fama de simpática pero quien la conoce dice que es buena tía, muy generosa y profesional

 

Durante este periodo, los fans de Olé-Olé ya no eran fans de Olé-Olé, lo eran de Marta y pocos recordaban la etapa Larraz. Las desavenencias entre las dos cantantes que habían pasado por el grupo no eran tales, solo cruce de declaraciones que no eran más que una forma de buscar el titular. Sus carreras llevaron caminos bien distintos, el éxito sonrió a una pero no tanto a otra. Vicky permanecía alejada de la escena pero entraba al trapo enseguida, y Marta contestaba sin filtros desde su posición de estrella nacional. Las revistas de la época y los fans divididos entre ambas solistas encendían el fuego. Nada grave y nada nuevo, puro folclore.

“Bravo Samurai” siempre será uno de nuestros himnos
Hispavox, la casa discográfica del grupo en este segundo ciclo, tenía más ganas de Olé-Olé. Los grupos con chica seguían funcionando y los componentes del grupo eran músicos profesionales con ganas de demostrar que podían funcionar con otra cantante, querían ser una banda, sin estar sometidos a la imagen de una sola persona. En ese momento llegó Sonia Santana, otra desconocida, que se presentó a los medios con cierto halo de misterio mediante el casting que convocó una revista musical y que no desveló su cara hasta el último momento.
Ha pasado el tiempo y Vicky reaparece vestida como en 1987, quizás pensando que todo es ahora como entonces, que el público recuerda su etapa como si hubiera sido ayer, que todo el mundo conoce sus trabajos en solitario. La Larraz es peleona de raza, lleva mucho tiempo dispuesta a revivir aquel corto periodo de éxito, pero el poso del grupo en el pop español de los 80 se merece algo más que un dueto con Yurena.

Marta sigue siendo la misma, coqueta, fría en la distancia corta. No tiene nada que perder, pero podría ser mucho más de lo que es

Desde su llegada al grupo, Sonia sorprendió por ser rara, distinta. Hacía su trabajo, cantaba perfectamente, como una veterana, interpretaba el repertorio antiguo y las nuevas canciones con verdadera profesionalidad. El grupo tuvo que volver a empezar. De todo lo construido anteriormente solo quedaba el nombre, el público esperaba a una chica voluptuosa delante de los músicos, quería provocación, alguna canción insulsa y a una nueva Marta Sánchez. Nadie supo mirar más allá, salvo la crítica, que alabó el disco “Al descubierto” como el mejor que Olé-Olé había grabado en los diez años de vida del grupo.

Nunca tuvo pretensiones de ser una gran estrella, o eso me parece, ella es artista de oficio. Su etapa en Olé-Olé terminó como el rosario de la aurora, hubo quien dijo que fue despedida fulminantemente por “problemas personales”, que no la soportaban, que no defendía las canciones de Marta con la suficiente fuerza, pero Sonia era y es cantante, es artista, y nunca quiso ser personaje. Tras dejar el grupo siguió trabajando y formándose, dando canciones al cine, publicando discos fuera de España, investigando en nuevos sonidos, probando en diferentes bandas… Ahora Sonia publica un nuevo álbum bajo el pseudónimo de Arlette Yun, su alter ego, con un repertorio ecléctico y un sonido que bebe del jazz y la bossa entre otras influencias y que ella misma define como la banda sonora de su vida.

Sin haber vuelto a tocar el éxito comercial, Sonia representa lo que es una cantante del siglo XXI, se deja ver y escuchar en todo tipo de locales que tengan posibilidad de ofrecer música en directo a un público reducido, una excelente voz que se toma su carrera como una forma de desarrollo personal más que como una competición

2017 es un año crucial, 34 años después de la primera aparición del grupo en televisión, para comprobar si todo el esfuerzo ha merecido la pena, si la reunión será algo más que una anécdota o si su fuerza en directo vuelve a cautivar al respetable.

Te espero cada mañana en “Café Olé” 

http://www.radiole.com